La privatización del Hospital Clínic de Barcelona: ¿un nuevo escándalo sanitario?