Wert no es un ministro: es un mal payaso