Cataluña: la epidemia de las emociones