La ciudadanía indignada es el comienzo de la solución