Conseller Puig, no a la delación