Es hora de reconquistar derechos, combatir el pesimismo y cambiar la contrarreforma laboral