Bush y su reforma de la responsabilidad civil, o la clemencia del ejecutivo con los ejecutivos homicidas