Perry Anderson. El laboratorio implacable de la historia