La economía global podría prescindir de Estados Unidos