La opción por Bush de 59 millones de norteamericanos