¿Qué "plan B" para qué Europa?