La inadmisible normalización de una tragedia cotidiana