A río revuelto... Sáenz contra el Estado Bienestar