Las torturas, una y otra vez