Las dificultades para una justicia penal internacional