Europa del Este, ¿regreso a los años 30?