En España no sobran funcionarios sino defraudadores y los dirigentes patronales que los encubren