Trabajando por un punto de inflexión: reapropiémonos de nuestras vidas