Las primarias del Partido Socialista: el culebrón de este otoño francés