¿Hay un camino a la izquierda?