América Latina y Asia por fin libres de las garras de Washington