Sobre el ignominioso artículo 8