El crimen de San Gervasio como síntoma