Díaz Ferrán, la historia interminable