Cajón Desastre

El Lobo Feroz

La orejita empresarial

Los grandes empresarios quieren vincular los salarios a la productividad. Saben que la productividad no depende de los trabajadores, sino de la renovación tecnológica. En la práctica, jibarización de las masas salariales. Eso frena la actividad económica, pero a ellos les afecta poco pues consumen bienes de lujo, preferiblemente de importación, que la gente corriente no consume. Una latita de caviar beluga cuesta 169 euros; un amarre para algo que flote, unos 50.000.

Qué producir

La economía española estaba asentada sobre dos pilares básicos:  el ladrillo y el turismo. El primero está hundido, aunque las grandes constructoras, gracias a las contratas públicas, han conseguido ganar tamaño, diversificar sus negocios e internacionalizarse; se han beneficiado mucho y bien del dinero público.

El futuro ¿es el turismo?

Eso no da mucho más de sí, y según las circunstancias incluso puede dar menos. El futuro está en la industria de las energías renovables, en la desconcentración energética, en el ahorro energético para sustituir al petróleo.

El futuro está en las tecnologías biomédicas, a partir del capital social acumulado en la sanidad pública, en las clínicas universitarias, en los centros de investigación. Sus productos no deben ser privatizados, sino beneficiar a las personas y originar patentes para las instituciones públicas.

Recortar la sanidad pública es matar la gallina de los huevos de oro, no sólo precarizar nuestra salud.

En una república bien ordenada el futuro estaría también en los servicios de ayuda y asistencia, pero los dirigentes económicos y políticos de esta Cacaña no están por una república bien ordenada. Van a lo suyo.

Donde no se ahorra

Grandes recortes sociales, pero hay tropas españolas chaconeando en Afganistán, en Libia, en el Líbano, en el Índico. Los parados sin subsidio pueden preguntarse, etc.

Sacrificios humanos

Otros dos soldados muertos en Afganistán. Ya casi un centenar. Más vidas segadas de conciudadanos en una expedición que sólo se fundamenta en la voluntad de los Estados Unidos. Vergüenza ajena, esos sacrificios humanos. Y dolor. Demasiado dolor en la pura estupidez de esas gentes irresponsables impertérritas frente a la voluntad de la mayoría.

La española según el PP


Para echarse a temblar

Rajoy le ha encargado un proyecto de reforma de la sanidad pública a José Mª Aznar.

junio de 2011

7/2011

Sitio elaborado con Drupal, un sistema de gestión de contenido de código abierto