XII Jornadas de Economía Crítica

Del 11 al 13 del pasado febrero se celebraron en Zaragoza las Jornadas de Economía Crítica, de periodicidad bianual y que reúnen a una parte de los economistas heterodoxos del país (con la presencia habitual de amigos de otros países, especialmente latinoamericanos). Como en anteriores encuentros, las actividades se dividieron en plenarios (cómo no, dedicados a la crisis económica), sesiones de áreas de trabajo y sesiones transversales. Quizás uno de los hechos más interesantes de esta edición fue la constatación de un acercamiento creciente entre las distintas sensibilidades que predominan entre los participantes (por expresarlo gráficamente: la verde, la roja y la violeta) lo que anima a pensar que empiezan a darse condiciones para desarrollar proyectos alternativos que den respuesta a las tres crisis superpuestas que caracterizan el momento actual: la económica convencional, la ecológica y la de los cuidados (o de la sostenibilidad social). También que la mayoría de ponentes principales fueran personas jóvenes, lo que supone un relevo al núcleo de viejos rockeros que en 1989 pusieron en marcha las jornadas. Entre las actividades del encuentro se elaboró el manifiesto que reproducimos y que, como es habitual, ignoraron los medios de comunicación (excepto el diario Público, que dedicó dos páginas a relatar el encuentro). Quizás más penoso que el apagón mediático es el hecho de la poca atención que estos trabajos suscitan en la pretendida izquierda institucional del país.  

Manifiesto de las XII Jornadas de Economía Crítica Zaragoza 2010

Las XII Jornadas de Economía Crítica se han realizado los días 11, 12 y 13 de febrero en Zaragoza bajo el título de “Los retos de la ciencia económica ante la crisis”, en la que se ha llegado a un amplio consenso sobre la caracterización de la actual crisis económica y sobre un conjunto de propuestas:

  • La crisis es sistémica, financiera, económica, ecológica y social. Es una crisis del Capitalismo. Se desencadena en el ámbito financiero y en España actúa sobre unos fundamentos económicos precarios, mantenidos durante las décadas precedentes e impacta sobre un modelo específico, inviable ecológica y socialmente a medio y largo plazo. Es totalmente erróneo e interesado atribuir la causa de la crisis económica española al mercado laboral y al gasto social.
  • La política seguida por el gobierno español hasta 2010 ha estado caracterizada por dos rasgos. Primero, la utilización errática y regresiva de la política fiscal. Segundo, un discurso, más ceremonial que operativo, sobre la necesidad de cambiar el modelo económico español, sin plantear los cambios radicales necesarios.
  • No es admisible mantener un tipo de regulación que permite a los sectores financieros internacionales –principales  beneficiarios de la mayor parte del  gasto  público– continuar con actuaciones especulativas y que, al mismo tiempo, degrada el trabajo, las relaciones y los derechos laborales y recorta el gasto social.
  • Por estas razones, la Asamblea de las Jornadas de Economía Crítica propone:
  1. Abordar con visión integral los problemas y la orientación de laeconomía española: con criterios de sostenibilidad ecológica, de reparto justo de la renta y del tiempo de trabajo, reconociendo el cuidado de las personas que tiene lugar en el ámbito doméstico.   
  2. Considerar que el objetivo de las políticas públicas ha de ser el bienestar y la sostenibilidad y no el aumento del Producto Interior Bruto    
  3. Establecer una política de gasto público  para crear empleo de calidad y defender las condiciones laborales y de vida de los colectivos especialmente golpeados por la crisis.    
  4. Poner en marcha una reforma fiscal progresiva que aumente los ingresos públicos y acabe con el fraude fiscal.   
  5. Desarrollar una política de inversiones y servicios públicos acorde con las necesidades sociales y medioambientales.   
  6. Reestructurar el sector financiero con regulación efectiva, una banca pública y control social de las cajas de ahorro.    
  7. Fortalecer el sistema público de pensiones de forma que garantice un nivel de ingresos digno a la ciudadanía.   
  8. Adoptar una postura decidida que rompa las restricciones actuales de la UE (Pacto de Estabilidad, presupuesto insuficiente,…), para adoptar una política económica que oriente los procesos económicos al servicio de las personas.   
  9. Revisar y modificar la enseñanza de la economía, ya que la economía convencional y el fundamentalismo de mercado, dominantes en todos los niveles educativos, han favorecido la situación de crisis actual y la marginación de modelos y propuestas económicas sostenibles y de futuro.    

Zaragoza, 13 de febrero de 2010

3/2010

Sitio elaborado con Drupal, un sistema de gestión de contenido de código abierto