John Collins y Ross Glover (eds.)

Lenguaje colateral. Claves para justificar una guerra

Páginas de Espuma, Madrid, 2003, 314 págs.

La normalización coyuntural y su conveniencia de un uso determinado del lenguaje por parte del poder político es posiblemente un medio eficaz para la fabricación de consentimiento de los gobernados hacia sus decisiones heterónomas. A través de ese uso normalizado el sentido de las palabras escogidas se "naturaliza", se convierte en indiscutible, y se concreta en una facticidad coherente con las políticas del gobierno. El efecto tiránico de este secuestro del sentido de las palabras, patrimonio humano, tales como "libertad", "justicia", "maldad", o las más recientes apropiadas para la fraseología técnico-militar de "terrorismo" o "daños colaterales", consiste en generar una vocación irracional en el imaginario colectivo que pasa a asociar "naturalmente" el nuevo sentido de las palabras a una determinada percepción del mundo, en la que se asientan las certezas, el repudio a la duda, la seguridad intelectualmente perezosa acerca del discurso de la verdad fabricado por el poder. Lenguaje colateral pone de manifiesto el funcionamiento de este mecanismo a través del análisis histórico del uso de la terminología empleada en esta época del "Imperio contraataca" que vivimos tras el 11-S. Se trata por ello de un trabajo imprescindible para sensibilidades críticas y, en general, para enjuiciar nuestra habitual ofuscación relativa al convencimiento propio de no estar manipulados.

Daniel Jiménez

10/2003

Sitio elaborado con Drupal, un sistema de gestión de contenido de código abierto