Pequeña Luna. Enero de 2006

Juan-Ramón Capella

El fracaso de la educación para la paz

Las Navidades han sido altamente educativas. A los años de actividad de los grupos de educadores para la paz —¿recordais los inventos de juegos infantiles para la solución dialógica de conflictos? ¿Recordais los esfuerzos de tantos pedagogos y tantos pacifistas?— les cae encima una Navidad cualquiera. Ésta, por ejemplo: la Navidad, el tiempo de la paz, “Noche de Paz”: con anuncios televisados de juguetes bélicos, con publicidades ahora computerizadas de destrucción; con juegos para la play station en que es la simulación del juego; con películas y anuncios de película que magnifican la destrucción. Y, naturalmente, con el reportaje de la violencia cotidiana, desde las muertes de las guerras del petróleo a las muertes de la carretera. La televisión educa, ¡y tanto que educa! En unas semanas, arrasa con todo el trabajo de la educación para la paz, con el microscópico esfuerzo por poner las bases de una cultura social diferente. Y ¡hala, a volver a empezar!

La libertad de expresión

¿Es esto, la libertad de expresión? ¿La libertad que ampara a los perversores de los juegos por ordenador y de las películas de entretenimiento? Está claro: no lo es.

La libertad de expresión individual es una garantía democrática, que protege a las personas en su manifestación salvo que según un juez traspasen los límites legales acordados. No hay libertad de expresión para propugnar crímenes, por ejemplo. Pero la ley no ha impedido la extensión de esta libertad no ya a las personas, sino incluso a las industrias del espectáculo y de la publicidad, y éstas la usan para cultivar lo morboso, un impulso psíquico común y por tanto útil, y ofrecer iconos sociales aberrantes presentándolos como modelos. El poli “con licencia para matar”; el poli eficaz frente a los jueces y políticos timoratos; el grupo de rambos que matan y matan y matan. Y los juegos que consisten en matar. Eso tiene nombre: forma parte del sistema de educación informal. Luego, los mejor educados por el entretenimiento y la publicidad (y padres imbéciles) queman a los indigentes y apalean a los inmigrantes por juego.

Los juristas tienen trabajo: inventar conceptos que impidan todo eso sin tocar ni un ápice de la libertad de expresión individual.

Sentimientos navideños

Sabiendo lo que sabemos acerca de los millones de personas que están sufriendo hambre y miseria en el mundo, el sentimiento más auténtico de las Navidades lo experimentamos al internarnos en cualquier planta de El Corte Inglés.

Militares: la Pascua

Vuelve a haber rumor en los cuarteles; hasta ahora es sólo rumor. Pero un teniente general no habla si no sabe que han hablado otros. Y la prensa dice que en la Junta de Jefes del Estado Mayor se ha hablado del Estatut, aunque esto no consta en acta (lo que es muchísimo peor). En el fondo, el penoso art. 8 de la Constitución, que sólo modifica un ‘insti’ por un ‘consti’ el artículo correspondiente de la Ley Orgánica del Estado franquista.

Hay además otra cosa: circula una ominosa lista con nombres: nombres de personas de izquierda. Fabricada al parecer en Miami. Son los nombres de la gente que habría que detener en seguida en caso de golpe de estado.

Es verdad que estamos lejos de eso a pesar de la retórica apocalíptica del PP. Pero mientras esté Bush en la presidencia americana estas cosas hacen muy, pero que muy, poca gracia.

Conviene tener claro que en caso de emergencia hay que salir con toda decisión a defender las libertades políticas. Recuérdalo tú, recuérdalo a otros.

Los despidos de SEAT

Seat ha acordado con la administración el despido de 660 trabajadores. La selección de los despedidos ha sido además una ignominia. CCOO y UGT han aceptado esa barbaridad. Las administraciones estatal y de la comunidad autónoma le han dado a la empresa muchos millones de dinero público. Y Seat le ha transferido al grupo Volkswagen bastante más que las ganancias acumuladas desde 1996. La multinacional pretende simplemente reducir costes laborales. Más en general, la patronal quiere abaratar y agilizar los despidos. Las concesiones de la Generalitat catalana al grupo VW, impropias de un gobierno nacional, preanuncian lo que puede venir si se lleva adelante el Proyecto de Reforma Laboral ahora en trámite.

Reforma laboral

Pues los empresarios quieren abaratar aún más el despido y hacer “más flexible” el empleo, o sea, ahora trabajas y ahora no. Los lectores jóvenes no sabrán, seguramente, que los gobiernos socialistas son mucho mejores para estas cosas que los gobiernos de la derecha derecha: ésta no puede hacer ciertas cosas porque todo el mundo se les echaría encima. Un gobierno “socialista”, a efectos empresariales, Baden-Baden.

La Segunda República

El 14 de abril la proclamación de la Segunda República española cumplirá 75 años. Aquella gran institución de libertades debe recibir nuestro recuerdo y nuestro homenaje.

Nucleares otra vez

La insostenibilidad de la civilización basada en el petróleo cuando el petróleo escasea se va volviendo manifiesta. Y ahora se ha generado un multilateral lobby pro-nuclear, que prepara el terreno para construir nuevas centrales. Lector: habrá que revisar los primeros números de nuestra revista mientras tanto para recordar los argumentos contrarios a este peligroso (biológica y socialmente) tipo de energía.

Es insostenible el modelo de crecimiento. El crecimiento de las megalópolis en particular: es cada vez mayor el número de las personas que viven lejos de su lugar de trabajo, con medios de transporte públicos incómodos, insuficientes, lentos, trabajosos. Una movilidad insostenible. El tipo de organización territorial que le corresponde se debe frenar y sustituir. Luchar por eso es luchar por el socialismo hoy.

Prodigios de la tecnología

La CIA, mediante su sistema de satélites, puede ver los espacios exteriores de toda la Tierra. Hasta leer la matrícula de un automóvil. Casi como Dios, vamos. Y puede bombardear mediante un avión no tripulado incluso una remota aldea del Pakistán. El resultado de estos prodigios tecnológicos ya lo conocéis.

Guantánamo

Sigue estando ahí. Hay que cerrarlo y encerrar a los que lo inventaron y lo sostienen. También nosotros hemos de hacer una lista de nombres y de hechos: para llevarlos al Tribunal Penal Internacional.

El país de la silla eléctrica, la cámara de gas, la inyección letal y la horca ha condenado a tres años de prisión a un suboficial por torturar hasta la muerte a un general del derrotado ejército iraquí. Y uno se pregunta si no le habrán condenado, quizá, por inutilizar un depósito de información.

Para la lista antes dicha, el trato a los prisioneros de guerra.

2/2006

Sitio elaborado con Drupal, un sistema de gestión de contenido de código abierto